Ucrania: un tiroteo y nuevas muertes ponen en riesgo el acuerdo de paz

Argentina 21/04/2014
Rusia y los separatistas prorrusos del este de Ucrania dieron por rota la tregua de Pascua declarada por el gobierno de Kiev, luego de que un tiroteo en un puesto de control en la ciudad tomada de Slaviansk dejara varios muertos y evidenciara la debilidad del acuerdo de paz firmado en Ginebra.

Durante la madrugada un convoy de vehículos se acercó a un puesto de control manejado por las milicias separatistas en las afueras de Slaviansk, una de las ciudades de la provincia de Donestk, el epicentro del levantamiento prorrusos, e inició un tiroteo.

Los insurgentes denunciaron que el enfrentamiento dejó cinco muertos, mientras que el Ministerio del Interior ucraniano anunció que sólo una persona falleció. Medios internacionales presentes en el lugar, en tanto, informaron que las víctimas fatales fueron dos, según la agencia de noticias EFE.

El autoproclamado "alcalde popular" de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, acusó a la organización ultranacionalista Sector de Derecha, una milicia que ofició como grupo de choque durante los meses de protestas en Kiev que terminaron con la destitución del presidente prorruso Viktor Yanukovich en febrero pasado y la asunción del actual gobierno ucraniano prooccidental.

"En la víspera la resistencia (los separatistas) anunció una tregua durante las fiestas de Pascua. Ahora, la tregua se rompió, Consideramos esta acción como una provocación", aseguró el líder prorruso ante la agencia oficial rusa RIA-Novosti.

Ponomariov también denunció que la ciudad de Slaviansk "está sitiada por el Sector de Derechas" y pidió al presidente ruso, Vladimir Putin, que envie "fuerzas de paz" a la región ucraniana para "protegerlos".

Actualmente, la vecina potencia mantiene desplegados alrededor de unos 40.000 soldados cerca de la frontera con Ucrania.

Desde que las protestas prooccidentales triunfaron en Kiev y asumieron el poder, estos grupos separatistas comenzaron a levantarse en algunas ciudades del este de Ucrania, cerca de la frontera con Rusia, en contra de las nuevas autoridades, a las que acusan de proteger a sectores ultranacionalistas y antirrusos.

El grupo extremista ucraniano Sector de Derechas no sólo rechazó cualquier vinculación con el tiroteo de esta madrugada, sino que calificó las acusaciones como una "provocación blasfema de Rusia".

"Blasfema porque pasó en una noche sagrada para los cristianos, en la noche de Pascuas. Esto (el ataque) fue claramente lanzado por las fuerzas especiales rusas", contraatacó el vocero del grupo ultranacionalista ucraniano, Artem Skoropadsky.

Desde Moscú, el gobierno de Putin volvió hoy a expresar su apoyo a los separatistas y coincidió en que la tregua declarada por el gobierno interino de Kiev el viernes pasado quedó rota con el ataque de esta madrugada.

"Rusia está indignada por la provocación de los combatientes, lo que demuestra la falta de voluntad de las autoridades de Kiev de controlar y desarmar a los nacionalistas y extremistas", sentenció la Cancillería rusa en un comunicado.

"Causa sorpresa que esta tragedia ocurriera tras la firma el 17 de abril en Ginebra de una declaración (...) en la que se llama a abstenerse de cualquier acción violenta, amenaza o provocación", agregó el texto, que no hizo referencia al pedido de tropas por parte de los separatistas ucranianos.

Esta semana, Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y el gobierno interino prooccidental de Ucrania firmaron un acuerdo en Ginebra.

El texto llamó a desarmar a "todos los grupos ilegales" que operan en esa ex república soviética y desalojar todos los edificios públicos tomados por separatistas prorrusos en el este del país, a cambio de que Kiev acepte reformar la constitución para reconocer las aspiraciones de todas las regiones, entre otras, el este mayoritariamente rusoparlante.

Los separatistas ucranianos pro rusos inmediatamente rechazaron el acuerdo y pidieron sus propias condiciones, entre ellas el desarme de los grupos extremistas cercanos al nuevo gobierno interino en Kiev y la recientemente creada Guardia Nacional, y la renuncia del gobierno en pleno, al que consideran ilegítimo.

Pese a las diferencias, una misión de observadores la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) debía viajar al este de Ucrania para comenzar a negociar con los separatistas prorrusos.

El tiroteo de esta madrugada y el cruce de acusaciones entre Rusia y los ultranacionalistas ucranianos hacen temer un quiebre de la via diplomática y una nueva escalada militar en esa región. 

 

 

 

http://www.telam.com.ar/notas/201404/60062-ucrania-un-tiroteo-y-nuevas-muertes-ponen-en-riesgo-el-acuerdo-de-paz.html