DESAFÍO RUTA 40: “Este triunfo es una inyección de fuerza pensando en el futuro”

Argentina 14/04/2014 Por
El chaqueño Juan Manuel Silva saborea el triunfo del Desafío Ruta 40 con calma , humildad, y una emoción especial, ésa que tienen los novatos aunque lleva más de 20 años como piloto profesional y acumula varios campeonatos en el automovilismo nacional. En una charla con Télam habla de su futuro y revela su sentimiento on el Dakar.

El chaqueño Juan Manuel Silva asegura que el triunfo conquistado este fin de semana en el rally del Desafío Ruta 40 “es una inyección de fuerza pensando en el futuro” y en este nuevo capítulo que se abrió en su carrera automovilística, cuatro años después de su primer Dakar.

El “Pato" Silva saborea esta victoria con calma, humildad, y una emoción especial, ésa que tienen los novatos, aunque lleva más de 20 años como piloto profesional y acumula los campeonatos más importantes del automovilismo nacional. 

“Ganar es positivo y siempre es muy difícil, en cualquier categoría, pero el sabor de haberlo hecho en una categoría que no era habitual para mí es muy importante”, le dijo a Télam cuando el rugido de las máquinas y los gritos de festejo de los competidores de este rally ya se habían acallado. .

En 2014 decidió hacer menos pista y quedarse sólo con el Turismo de Carretera, para abocarse al cross country con el Dakar como principal objetivo, porque “ésa es la frutilla para el postre”, como él mismo lo define.

El fin de semana pasado, Silva llegó como favorito a Bariloche, ciudad desde la que largó el Desafío Ruta 40, aunque fue cauto desde el inicio y nunca subestimó a sus rivales ni lo que podía depararle el camino hacia la meta en San Juan.  

 

El Pato ganó tres de las cuatro etapas disputadas (las dos primeras no pudieron correrse por el temporal que afectó al norte de las Patagonia), y pese a haber triunfado el día en que la competencia se puso en marcha no estaba conforme porque lo desvelaba el error de haberse caído en una zanja.
 
En el segundo día de carrera efectiva y cuarta etapa del Desafío Ruta 40, entre Zapala y Malargue, Silva ya se sentía más cómodo con el Prototipo del equipo Colcar y le transmitía por celular al preparador Alberto Canapino las modificaciones para hacerle al auto.

“Nos llevamos muchos datos y experiencias de esta carrera y –fundamentalmente-  nos vamos con ganas de evolucionar y trabajar porque hay que seguir trabajando día a día”, reflexionó el Pato.   

El equipo no sólo festejó el triunfo de Silva sino que además logró el tercer escalón del podio con su segundo piloto Martín Maldonado.

Ahora,  tendrán por delante el Desafío Guaraní en junio, segunda fecha del calendario Dakar Series, y tres competencias del Campeonato Argentino de Cross Country, confirmó el propio Silva.


El Pato no imaginó que cuando decidió correr su primer Dakar en 2011, a bordo de un precario buggie, aventura en la que se embarcaron también Norberto Fontana y Emiliano Spataro, iba a despertarse una nueva y extraña pasión en su vida.

“Yo corrí  el Dakar para saber de qué se trataba, porque me llamaba la  atención lo que generaba en la gente, y ahí me picó el bichito”, recordó.

Aquel año tuvo una de las experiencia más aterradoras de su vida: la de pasar en la más absoluta soledad una noche perdido en el desierto chileno, una noche helada y absolutamente oscura en la que “ni la luna brillaba” y el silencio aturdía.

Perdió el rumbo en la etapa que unía Calama con Iquique y lo sorprendió la noche en medio de inmensas dunas que se repetían entre sí conformando un paisaje abrumador.

Estuvo tirado en el medio de la nada hasta las 10 de la mañana del día siguiente y llegó al campamento con la cara lastimada y quebrado en llanto por aquella vivencia en la que su “vida entera y su familia pasaron por su cabeza durante toda la noche”, según se sinceró ese día ante los periodistas que cubríamos el Dakar.

“Cuando terminé aquel Dakar con el buggie, dije: `Esto fue lo peor que me pasó en la vida pero lo quiero volver a vivir´. Es difícil  explicar lo que genera, lo que se siente. Es muy fuerte”, reflexiona todavía.

Y enfatiza: “Disfruto  todo esto, me gusta, le pongo mucha dedicación y me esfuerzo mucho para mejorar día a día y al igual que la gente del equipo. Creo que tenemos  mucho por dar todavía”.