Critican al Gobernador Antonio Bonfatti por vetar parcialmente la ley de autismo

Santa Fe 16/01/2013 Por
El diputado provincial por el radicalismo Darío Boscarol y su par justicialista Avelino Lago cuestionaron al gobernador Antonio Bonfatti, por haber vetado parcialmente la Ley sobre Autismo, sancionada a fines del año pasado en la Legislatura santafesina.
Autismo
Autismo

A los reclamos se sumaron instituciones que trabajan sobre esa problemática de salud y se sumaron a Boscarol y Lago, autores de dos proyectos que fueron unificados en la ley sancionada el 30 de noviembre de 2012 por la Legislatura.

 

El Poder Ejecutivo observó parcialmente la ley 13.328 sobre diagnóstico precoz, tratamiento, integración, inclusión social y protección integral de personas con trastornos del espectro autista (TEA) y/o trastornos generalizados del desarrollo (TGD).

 

El veto alcanza a 6 de los 16 artículos de la norma, que fue votada en el cierre del período ordinario de sesiones luego de un largo proceso de discusión en comisiones y en foros con la participación de entidades de padres.


La norma apunta a brindar instrumentos para acceder a un diagnóstico precoz de la enfermedad y a los tratamientos correspondientes en el ámbito de la salud y la educación.

 

"El veto es innecesario”,afirmó Darío Boscarol, y resaltó que “tuvimos mucho cuidado en que la ley no se contradiga con las políticas del Ministerio de Salud que trabaja en la integración total”.

 

Por su parte, Avelino Lago, puntualizó que "la norma garantiza tres miradas: la de los padres, la de los médicos y la de psicólogos”, y criticó la decisión oficial al señalar que la ley votada el año pasado “reconoce los derechos y la integración social plena”.

 

En tanto, Ricardo García Iturraspe, miembro de la organización TGD Padres Santa Fe, dijo en declaraciones a la prensa que los artículos vetados son “el alma” de la norma y se manifestó “sorprendido” por la decisión del Ejecutivo provincial.

 

“La ley de discapacidad es muy genérica y hay muchos tratamientos para el TGD que esta norma no cubre. Las obras sociales no se hacen cargo de los tratamientos, ponen muchas trabas y hay que iniciar amparos. Eso significa mucho tiempo perdido para los chicos que padecen esta enfermedad”, explicó.

 

"Una de las principales cosas por las que luchamos es por el diagnóstico precoz de la enfermedad, que se puede hacer entre los 18 y los 24 meses. Este estudio es un cuestionario a los padres que puede dar una señal de alerta para saber si los chicos pueden llegar a padecer TGD", dijo luego.


Agenciafe/Diario UNO