El referendo de Malvinas cosechó rechazos en la Argentina y fue desacreditado hasta en el Reino Unido

Argentina 12/03/2013 Por
El referendo, tras el cual los habitantes británicos decidieron seguir perteneciendo al Reino Unido, fue desacreditado por los Estados Unidos y, un funcionario británico reconoció, "no cambió nada desde el punto de vista legal".
Conocidos los resultados de la consulta, realizada sin el aval de Naciones Unidas, en nuestro país Senadores y Diputados rechazarán mañana en sendas sesiones especiales la compulsa realizada entre los ciudadanos británicos que habitan las islas.

El proyecto que se tratará en la sesión especial del Senado lleva las firmas del presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, el kirchnerista porteño Daniel Filmus; y del socialista santafesino Rubén Giustiniani, y cuenta con el apoyo de todas las bancadas de la Cámara alta.

El proyecto que se pondrá a consideración de los diputados también fue avalado por todos los bloques que integra la Cámara y rechaza por "ilegal el referéndum promovido por el Reino Unido de Gran Bretaña en Malvinas".

Fue el responsable de la Cancillería británica para asuntos de América Latina, Hugo Swire, quien admitió en declaraciones a la cadena de noticias BBC que el referendo “no cambia nada desde el punto de vista legal”, en referencia a la disputa de soberanía entre Argentina y el Reino Unido sobre las islas.

En esa línea, aclaró que la consulta realizada entre los habitantes británicos de Malvinas está relacionada a “enviar el claro mensaje de que los isleños decidieron permanecer como parte del Territorio de Ultramar”.

Por su parte, la embajadora argentina en Gran Bretaña, Alicia Castro, reafirmó hoy que el referendo realizado el domingo y ayer entre los británicos que viven en las islas -que arrojó que el 99,8 por ciento de los isleños quieren ser ingleses- "es una maniobra mediática que expresa la debilidad de la posición del Reino Unido".

"Es un referendo organizado por británicos para británicos, con el fin de que digan que el territorio tiene que ser británico", resumió Castro, quien sostuvo que el resultado de esa consulta expresa la opinión "de alrededor de 1.600" ciudadanos británicos contra "millones y millones y millones de personas que reconocen la soberanía argentina" sobre las Malvinas.

El referendo y sus resultados fueron también rechazados por dirigentes argentinos opositores al gobierno nacional entre los que estuvieron el ex senador nacional, Rodolfo Terragno, y el jefe del bloque de diputados radicales, Ricardo Gil Lavedra.
Terragno aseguró hoy que la consulta de los isleños en las Islas Malvinas a favor de ser parte del territorio británico de ultramar no perjudica el reclamo de soberanía de Argentina.

“La ley y ellos dicen que son británicos, así que no pueden ser considerados como tercera parte en esta cuestión”, dijo Terragno en una entrevista con Radio Del Plata en la que señaló que el verdadero error hubiese sido que pidieran ser considerados "ni británicos, ni argentinos, sino malvinenses".

Por su parte, Gil Lavedra sostuvo que "la consulta no altera en lo absoluto el reclamo de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, islas del sur y aguas circundantes".

El diputado radical agregó en un comunicado que el resultado del referendo "no es más que la confirmación de lo que ya sabemos: los isleños son británicos", y señaló que "esa es la única conclusión" que se puede extraer de lo que consideró "un simulacro".

Por su parte, el embajador argentino en Costa Rica, Martín Balza, consideró hoy que el resultado del referndo realizado por el gobierno británico en las Islas Malvinas "no cambia en nada la esencia de la disputa" y, por el contrario, "demuestra la seriedad de la posición argentina".

"Es algo totalmente ilegal que no cambia nada, que no cambia la esencia de la disputa que es la soberanía entre las dos partes, de manera que los ingleses que viven en las islas continúan siendo ingleses, de modo que no pueden ser parte de la disputa", sostuvo Balza en declaraciones formuladas a radio Del Plata.

En tanto, desde el gobierno estadounidense aseguraron hoy que ese país mantendrá su posición respecto del diferendo por las Malvinas, al tiempo que remarcaron que no tomarán posición en los reclamos de soberanía, tras conocerse el resultado del referendo realizado por el Reino Unido en las islas del Atlántico Sur.

El gobierno norteamericano decidió mantener su posición pro británica aunque le restó importancia a los resultados de la consulta.

"Nuestra posición no ha cambiado, reconocemos la administración de facto del Reino Unido de las islas pero no tomamos posición en reclamos de soberanía", sostuvo la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en la conferencia de prensa diaria que brinda la Cancillería norteamericana.

La portavoz señaló además que el gobierno del presidente Barack Obama tomó “nota de los resultados" del reciente referendo donde los residentes "han expresado claramente sus preferencias". 
Télam