Los mosquitos gigantes llegaron a Buenos Aires

Argentina 25/02/2017 Por
Los enormes ejemplares que invadieron el centro y norte del país en otoño de 2016 se desplazaron más al sur, donde comienzan a hacer sentir su picadura alentados por las abundantes precipitaciones

La gran inundación de marzo - abril del 2016 permitió que una especie desconocida de mosquito gigante se asentara en el noreste argentino, convirtiéndose en plaga. El invierno aplacó su presencia pero quedó a la espera de la próxima temporada de lluvias de verano, surgiendo durante los primeros días del 2017 tras una serie de abundantes precipitaciones. 

Un habitante de la ciudad de Avellaneda (Bs. As.) se percató de la presencia de estos extraños ejemplares y nos envió unas fotografías, evidenciando su desplazamiento más allá de la frontera santafesina.

"Hoy por la mañana maté un ejemplar de lo que parece ser, los mosquitos gigantes que mencionan en su nota. Evidentemente han llegado más al sur de la provincia de Santa Fe, ya que esto fue en mi casa de Avellaneda. Había detectado otro hace un mes atrás aproximadamente", nos comenta Fernando Sclavo.

Mosquito gigante en Avellaneda
Mosquito gigante en Avellaneda, (Bs. As.). Foto: Fernando Scalvo

Existen registros de estos insectos en la costa sudeste de Norteamérica, donde se los conoce con el nombre de "Gallinippers" (monstruo), pero nunca se habían visto en el litoral argentino. Atacan peces, animales salvajes y domésticos, provocando una picadura muy dolorosa capaz de atravesar gruesas vestimentas y su alto nivel de agresividad hace que nos persigan incansablemente. 

Mosquito gigante en comparación con uno de tamaño mediano
Mosquito gigante en comparación con uno de tamaño mediano

Se caracterizan por poseer el dorso de color castaño oscuro, largo aguijón y extremidades, hasta cinco veces más grande que un mosquito común. En su estado larvario, se alimentan de larvas de otros mosquitos y es por eso que puede notarse una disminución de otras especies durante la proliferación de este gigante, ayudando a combatir enfermedades como el dengue o el zika, transmitidos por ejemplares más pequeños. 

Gallinipper

Puede encontrarse información sobre estos ejemplares en distintos foros de Internet, donde las personas intentan resolver sus dudas sobre los peligros que implica ser picados por ellos o simplemente por curiosidad al ser tan llamativos, pero no hay demasiados datos concretos.

Basándonos en la experiencia reciente, el mosquito gigante podría volver en gran número durante los últimos días de verano y los primeros de otoño, momento en el que se lo nota más agresivo ya que necesita alimentarse para generar y depositar sus huevos antes de la llegada de los meses fríos.

Esteban Ruiz

Director de Región Oeste - regionoeste.santafe@gmail.com