La Scuderría Bucci exhibió dos reliquias del automovilismo nacional

Le homenaje de Domingo y Clemar tuvo lugar en Centro Cultural “Hilario José Gaviglio”, ubicado en la vieja Estación del Ferrocarril, donde se pudo apreciar, a lo largo del fin de semana, del “Bucci Special” y el Bestium” dos autos que unen casi 100 años de historia familiar fierrera

Zenón Pereyra Lucas Oscar Vietto 28 de julio de 2013
El "Bestium" fabricado por Domingo Bucci en 1926
El "Bestium" fabricado por Domingo Bucci en 1926
El "Bucci Special" que recorre el país
El "Bucci Special" que recorre el país
Autos de colección acompañaron la exhibición
Autos de colección acompañaron la exhibición

La localidad vivió un fin de semana inolvidable con motivo del paso del 21º Rally Ciudad de San Francisco, etapa Zenón Pereyra, donde se pudo disfrutar del privilegio de poder apreciar dos autos que resumen la historia del automovilismo argentino: el “Bestiun”, auto construido por Domingo Bucci en el año 1926; y el “Bucci Special” proyectado por Clemar Bucci, y finalmente construido por su sobrino nieto Pablo Bucci, que fuera la sensación en el Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires 2013.

Ante la presencia del presidente comunal, Sergio Toledo; y del Administrador Provincial de Vialidad, Juan José Bertero, acompañado por Osvaldo Audagña, representante del ente provincial; fuerzas vivas de la localidad; y obviamente la familia Bucci; y público en general, el sábado, a las 11 horas, tuvo lugar el acto de presentación; que dio paso a la inauguración de la exhibición de los dos coches pertenecientes a la Scudería, de un alto valor histórico para el automovilismo nacional.

Pocos lo saben, pero en la Argentina hay una marca automotriz nacional con casi cien años de trayectoria. Se trata de una historia familiar que inició Domingo Bucci en 1914, cuando comenzó a fabricar aviones y autos de competición en la localidad santafecina de Zenón Pereyra.

Con sus propios monopostos, Domingo Bucci logró hazañas increíbles, como un récord de 54 victorias en 68 carreras. La historia la continuó Clemar Bucci, campeón argentino, sudamericano y piloto de Fórmula 1 con Maserati y Gordini. Clemar también creaba sus propios vehículos, como el “Dogo” y numerosas réplicas sobre la base de clásicos de Mercedes-Benz. 
El 23 de octubre de 2009, Autoblog publicó la primera nota sobre un proyecto muy ambicioso: el “Bucci Special”, un superauto de fabricación nacional. Pero el trabajo quedó trunco, cuando su creador falleció en enero del 2011. 

Hace poco más de dos años, el proyecto fue retomado por un grupo de artesanos y profesionales, dirigidos por Pablo Bucci, sobrino de Clemar, quien participó desde el comienzo en el proyecto. Por tal motivo, se propusieron concluir el “Bucci Special” como un homenaje a su creador, respetando la filosofía original: un deportivo hecho a mano, argentino –con excepción de la mecánica- y único en su especie. 
Cada pieza de este auto -chasis, carrocería, llantas, luces, relojes, butacas- fue diseñada especialmente para el Bucci Special y realizada en el país. 
El auto está terminado la Scuderia Bucci ya lo presentó al público en marzo del 2013 en el Salón Internacional del Automóvil, en Buenos Aires. 
El “Bucci Special” es un biplaza totalmente descubierto, construido sobre la base de un chasis tubular y con carrocería de fibra de carbono. Está todo hecho en el país, desde el parabrisas de grandes dimensiones hasta los preciosos relojes del instrumental. 
Mide poco más de cuatro metros de largo y apenas 87 centímetros de alto. En posición central-trasera lleva el impulsor que ya había conseguido Clemar Bucci antes de morir: un Mercedes-Benz AMG V12 atmosférico, con 7.3 litros de cilindrada y 600 caballos de potencia. 
La transmisión italiana Cima, de seis velocidades, fue comprada a Horacio Pagani, el exitoso creador de los Zonda y Huayra. 
El “Bucci Special” no tiene fines comerciales, es una escultura rodante, en homenaje a los casi 100 años de tradición de la familia Bucci. Pablo Bucci, comentó: “Con este superauto argentino quisimos poner en marcha una filosofía de trabajo, donde se destaque el aporte de cada artesano. Por eso nos consideramos una Scudería, ya que somos un equipo de personas, una suma de talentos y voluntades. No nos sobra la plata, pero tampoco tuvimos apuro en su construcción”.

La Scuderia Bucci acompañó a la gente de Zenón Pereyra, que fue sede de un homenaje a Domingo y Clemar Bucci. También acompañó esta gala gente de Buenos Aires, Córdoba y diferentes puntos de la provincia de Santa Fe.

 

Degustación de ajenjo y comidas típicas

La inolvidable exhibición estuvo acompañada por una una degustación de ajenjo y comidas típicas en el confortable y reacondicionado Bar Temático que funcionó en el Centro Cultural “Hilario José Gaviglio”, que se encuentra en el predio de la Vieja Estación del Ferrocarril.

Durante la jornada sabatina el Grupo de Teatro perteneciente a la Biblioteca de Zenón Pereyara, vestidos con ropa de época, fueron los encargados de la atención del Bar Temático, donde el acordeón de un artista local acompañó de fondo el pasar de la concurrencia.

Por su parte, en el sector sur del predio, reconocidos Bikers hicieron una demostración de sus habilidades sobre dos ruedas en la nueva pista que se emplaza en el predio que hoy cumple una función social, cultural y deportiva, contando además, con campo de doma, parque recreativo, y salones donde se dictan los talleres comunales.

El domingo, de 14:30 a 19 horas, fue el turno del arribo del Rally Ciudad de San Francisco,  etapa Zenón Pereyra (primera pasada) y etapa “Gustavo Pazzi” (Zenón Pereyra) – (segunda etapa), donde los ruidos de los motores y el paso de las máquinas en competencia fueron el deleite de una gran concurrencia.

Un gran marco de público le dio vida a un fin de semana diferente y cargado de historia en Zenón Pereyra.

 

Te puede interesar