Inminente ataque de Estados Unidos a Siria

Argentina 29/08/2013 Por
Como es su costumbre, Inglaterra y Estados Unidos amenazan con una intervención en Siria excusándose en el uso de armas químicas. Cameron ya envió aviones a 200 km del país y Washington dio el visto bueno. Pero Al Assad avisó: "Nos defenderemos y sorprenderemos al mundo". Por su parte, la cadena NBC sostuvo que EE. UU. atacaría el jueves.

Las potencias occidentales vuelven a meter las narices en Oriente. Esta vez en Siria, acusando un ataque químico por parte del gobierno de Bashar Al Assad. La cadena NBC aseguró que fuentes gubernamentales estadounidenses admitieron un posible ataque en dos días.

 

A dos días de la llegada de los investigadores de la ONU para investigar si se usaron armas químicas o no, la Casa Blanca se animó a confirmar su utilización en el ataque en el que murieron alrededor de 1.500 personas.

 

La Organización de Naciones Unidas pidió, a través de su titular, darle "una oportunidad a la paz".

 

Pero lo cierto es que desde el gobierno sirio niegan rotundamente que hayan usado este tipo de armamento. Es más, acusan a los mismos rebeldes de utilizar químicos a propósito para que potencias como Estados Unidos e Inglaterra puedan intervenir en el país como pasó en Irak.

 

Esta teoría fue también respaldada por Rusia, que desde su cancillería acusó a EEUU de inflar este supuesto ataque desde los medios de comunicación masivos y las agencias internacionales para difamar al gobierno democrático de Al Assad.

 

En el medio de las acusaciones cruzadas, David Cameron envió aviones de combate a Chipre y Londres se declaró "en estado de preparación".

 

Así lo confirmó el diario The Guardian, sobre el movimiento que comenzó a generarse en la base aérea de británica de Acrotiri, ubicada al sur de Chipre y a unos 200 kilómetros de Siria.

 

El rotativo precisó que si Reino Unido decide finalmente participar en una operación militar contra Siria, es probable que “Chipre sea una de las bases utilizadas” para ese ataque.

 

Sin embargo, desde Siria, el presidente Bashar Al Assad aseguró: "Disponemos de medios de defensa que van a sorprender al mundo y utilizaremos todo lo que está a nuestro alcance".

 

El mandatario sirio dijo tener dos opciones: rendirse o defenderse, y afirma que la segunda alternativa "es la mejor". También expresó que un ataque sólo serviría a los intereses de Israel y Al Qaeda, grupo terrorista que sirvió como excusa para la intervención de varios países.

 

Mientras tanto, desde la Casa Blanca ya admitieron que el gobierno de Obama consultará cualquier decisión con los miembros del Congreso.

 

Por otro lado, desde la cadena NBC informaron que los ataques con misiles contra Siria podrían ser lanzados "tan pronto como el jueves", según altos funcionarios estadounidenses. Serán "tres días" de ataques que deberían servir de "mensaje" para el régimen del presidente de Siria, sostuvieron los implicados.

 

Según la cadena, el presidente Barack Obama mantuvo conversaciones con el primer ministro australiano, Kevin Rudd, y el presidente francés, François Hollande, para preparar el terreno para una posible acción militar.

 

 

El petróleo: el principal culpable

 

 

Desde que los rebeldes comenzaron a tomar posiciones en 2012, los pozos petroleros sirios que se encontraban en las zonas usurpadas fueron controlados por estos grupos y el crudo fue vendido a empresarios turcos.Casualmente, este lunes salió a la luz un comunicado emitido desde Damasco y publicado por Wikileaks, donde se evidencia un incremento en la explotación del petróleo por parte de empresas occidentales como Shell: firma que tiene sus bases en la economía anglo-norteamericana.El comunicado expresa textualmente que "Royal Dutch Shell está persiguiendo agresivamente una serie de nuevas iniciativas que, de tener éxito, ampliaría considerablemente la presencia de la compañía en Siria".Este escrito fue directamente enviado a Washington y a Tel Aviv, y se nombra de carácter "confidencial". No resultaría raro que la verdadera guerra en Siria sea otra guerra del crudo, tal como lo fue en Irak y otros países árabes.

Desde que los rebeldes comenzaron a tomar posiciones en 2012, los pozos petroleros sirios que se encontraban en las zonas usurpadas fueron controlados por estos grupos y el crudo fue vendido a empresarios turcos.

 

Casualmente, este lunes salió a la luz un comunicado emitido desde Damasco y publicado por Wikileaks, donde se evidencia un incremento en la explotación del petróleo por parte de empresas occidentales como Shell: firma que tiene sus bases en la economía anglo-norteamericana.

 

El comunicado expresa textualmente que "Royal Dutch Shell está persiguiendo agresivamente una serie de nuevas iniciativas que, de tener éxito, ampliaría considerablemente la presencia de la compañía en Siria".

 

Este escrito fue directamente enviado a Washington y a Tel Aviv, y se nombra de carácter "confidencial". No resultaría raro que la verdadera guerra en Siria sea otra guerra del crudo, tal como lo fue en Irak y otros países árabes.

 

"Se quieren sacar de encima a Al Assad"

 

La activista británica Lindsey German, de la organización "Stop the War" destacó los pésimos resultados de las anteriores ocupaciones del gobierno estadounidense, tanto en Irak, en Afganistán, como en Libia: "Fueron propuestas en términos de intervenciones humanitarias, pero cada una aumentó el derramamiento de sangre y la cantidad de refugiados".

 

En declaraciones a la agencia Télam, German advirtió que “la crisis humanitaria en Siria es genuina, pero una guerra hará que el futuro sea peor", al tiempo que criticó el accionar del Primer Ministro de su país, William Hague: "Piensa que es juez, jurado y verdugo. La semana pasada los países de Occidente presionaron para que haya una misión de la ONU y ahora dicen que lo que afirmen no va a hacer ninguna diferencia”.





http://www.diarioregistrado.com/sociedad/78322-inminente-ataque-de-estados-unidos-a-siria.html