Región Oeste Región Oeste

Después del enojo de Bonfatti, el Gobernador electo le bajó el tono al recorte

Antonio Bonfatti se sintió interpelado por el anuncio de Miguel Lifschitz de achicar un 30% el gasto político de la provincia. "No tengo a ninguna persona que no esté trabajando", dijo. El gobernador electo le dio la razón: "No creo que haya ñoquis" en la Casa Gris; "todas las provincias tienen dificultades económicas", aseguró Lifschitz. Reclamó a Diputados que apruebe el endeudamiento de 2.000 millones de pesos para pagar sueldos.

Santa Fe 12 de noviembre de 2015 AgenciaFe
125219

 Miguel Lifschitz intentó cerrar el entredicho con Antonio Bonfatti por su decisión de achicar un 30 por ciento el gasto político de la provincia, lo que significa que dará de baja unos 300 asesores y asistentes de gabinete de un plantel que el gobernador elevó a 983 funcionarios en los últimos años. Bonfatti se sintió interpelado por el anuncio y respondió que no tenía a ninguna persona que no estuviera trabajando. Ayer, Lifschitz le dio la razón: "Yo no creo que haya ñoquis" en la Casa Gris. Y aclaró que el ajuste es un gesto "simbólico", una "señal a la sociedad" porque el año que viene "vamos a tener dificultades económicas" y "tal vez tengamos que hacer un sacrificio". De paso, el gobernador electo volvió a apurar a la Legislatura para que apruebe el endeudamiento de 2.000 millones de pesos para pagar sueldos, jubilaciones y aguinaldos en diciembre y enero. "Será un préstamo a corto plazo para pasar el verano", dijo. Con lo cual recordó aquella la profecía del ajuste de Alsogaray que exhortaba a "pasar el invierno".

La tensión quedó a la vista cuando Bonfatti no ocultó su molestia por el ajuste político que prometió Lifschitz. "Yo no tengo ninguna persona que no esté trabajando. Si Miguel cree que puede achicar, bienvenido sea", dijo el mandatario. Pero "la situación económica de la provincia no pasa por los funcionarios políticos que son los adecuados para manejar" las distintas áreas "de un Estado que ha crecido en prestaciones", explicó.

Lifschitz dijo que el achique del plantel político en un 30 por ciento "no tiene significación económica, es un gesto simbólico, una señal que la damos a la sociedad". Porque "vamos a tener un año que todos pronostican de dificultades económicas a nivel nacional, de dificultades para las empresas, en el que todos, tal vez, tengamos que hacer un sacrificio".

"Me parece un buen comienzo que desde la política y desde el gobierno demos una señal en ese sentido", agregó. "Yo no creo que haya ñoquis en la provincia. Simplemente, me refiero a que podemos hacer un pequeño esfuerzo para reducir el llamado gasto político. Son colaboradores y técnicos que colaboran con los equipos de gobierno. Vamos a hacer un esfuerzo y lo estamos haciendo con todos los dirigentes del Frente Progresista. Vamos a tratar de ser lo más austeros posibles, lo más racionales a la hora de armar los equipos de tal manera que podamos tener un 30 por ciento menos de personal en ese rubro. Ese es el objetivo".

Según Lifschitz el ajuste "no es contradictorio con la creación de los ministerios de Ciencia y Técnica y Medio Ambiente" que funcionarán "sobre la base de estructuras existentes, sólo se jerarquiza la función". "Darle el rango de ministerios no implica ningún cambio sustancial, es una jerarquización de su rol en la gestión de gobierno", apuntó.

El gobernador electo reiteró su mal pronóstico para 2016. "Todas las provincias tienen dificultades económicas. El gobierno nacional lo resuelve muy sencillamente, emitiendo dinero, cosa que nosotros no podemos hacer. Los gobiernos provinciales que son del mismo palo resuelven los problemas pidiendo Aportes del Tesoro Nacional (ATN), cosa que nosotros tampoco podemos hacer. Por eso hemos pedido a la Legislatura una autorización para un endeudamiento de corto plazo para pasar el verano, por decirlo de alguna forma. Cualquiera que esté en el gobierno sabe que los meses de diciembre y enero son los más complicados porque hay que pagar sueldos, aguinaldos, porque normalmente hay vencimientos de proveedores y porque la recaudación disminuye" en ese lapso y "siempre se produce algún desajuste".

"Nosotros hemos pedido esa autorización a la Legislatura, que tiene media sanción del Senado y espero que en estos días se apruebe en la Cámara de Diputados. Esa herramienta nos va a permitir resolver la situación sin dificultades con el objetivo de poder pagar sueldos, jubilaciones y aguinaldos en los plazos establecidos y sin ningún problema para los trabajadores de la provincia", concluyó.

Te puede interesar

Lo más visto

Envío de noticias

Suscríbete para recibir las novedades periódicamente en tu email