Región Oeste Región Oeste

Cuñadas a las piñas por un vitel toné sin anchoas, toda la familia a la comisaría

La discusión entre dos mujeres desencadenó una guerra familiar entre todos los comensales. Golpes y hasta tiros por la falta de ingredientes en el popular plato navideño.

Región 29 de diciembre de 2020 Matias Beltramino Matias Beltramino
vitel tone

El escenario de la batalla por el vitel toné fue la localidad santafesina de Ñanducita, ubicada a 120 kilómetros de la ciudad de Rafaela, en el Departamento San Cristóbal

"Noche de paz, noche de amor....", así dicen los versos del archiconocido villancico que resuena por todos lados para estas fechas, aunque en esta casa parece que un poco menos. El hecho que te vamos a contar podría pertenecer al guión de cualquier película de comedia, sobretodo argentina. Pero como bien dice la voz popular, la realidad supera a la ficción.

Todo se sucedía con total normalidad la noche del 24 pasado, las dos partes de la familia se habían reunido a celebrar la nochebuena. Pero la paz en el hogar duró bastante poco. Con la llegada del tradicional vitel toné y tras probar los primeros bocados, explotó el conflicto. Una de las mujeres criticó a su cuñada, quien había preparado el plato de entrada y oficiaba de anfitriona en la celebración. El clásico vitel toné no tenía anchoas ni alcaparras y eso ha de ser casi una traición para la invitada, por lo que sentenció:

esto es una porquería, sos una pijotera

Levantando la guardia frente a la crítica y buscando devolver el golpe, la dueña de casa respondió en defensa suya y de su preciado plato:

son todos una manga de muertos de hambre y si no fuera por mi marido, todos estarían viviendo en un rancho.

vitel

El motivo de celebración por el cual se habían reunido pasó a segundo plano, o bien quedó en el olvido. Las agresiones entre las cuñadas fueron escalando en violencia y el resto de los comensales, obviamente, empezó a tomar partido por una y otra en la gresca. 

En otra habitación, un familiar al que se le había pasado el horario de la cena, seguía durmiendo. Con el griterío y la discusión acalorada se despertó desconcertado y, por las dudas, tomó un revolver calibre 38 y comenzó a disparar al aire.

Los tiros alarmaron a los vecinos, quienes llamaron a la policía. Con la llegada de los uniformados, la familia completa fue trasladada a la comisaría a tomar declaración.

Texto fuente: Aire de Santa Fe

Te puede interesar

Envío de noticias

Suscríbete para recibir las novedades periódicamente en tu email