Región Oeste Región Oeste

¿Porqué se producen incendios en el Paraná?

Los incendios en el delta del Río Paraná aumentan a diario debido a la sequía, enfermando a la población. ¿porqué se producen esos incendios sin control?

Argentina 19 de septiembre de 2022 Región Oeste Región Oeste
Rosario-incendios-islas-1024x684
Rosario: las islas incendiadas, vistas desde la ciudad.

El Delta del Paraná es uno de los territorios más bio-diversos de la Argentina y, desde la pandemia se encuentra ardiendo semana tras semana. Las consecuencias de ello son gravísimas aunque hoy no lleguemos a dimensionarlas. La respuesta por parte de la Justicia, pero en primer orden del Estado es urgente y necesaria. La acción ciudadana parece ser la única vía para mantener en agenda el tema a la espera de medidas que penalicen a sus responsables y salvaguarden el ecosistema de las islas.

El pasado lunes los focos de incendio en el Delta del Paraná volvieron a tomar grandes dimensiones, como viene sucediendo, la ciudad de Rosario amaneció aplastada por el humo. Las afecciones que esto podruce en la población son diversas, entre ellas: dificultad para respirar y complicaciones en la visibilidad. Las consecuencias que podruce en el ecosistema de las islas es aún peor y, lo que no logramos advertir es que, en la muerte de las especies de la islas también está la nuestra. La de quienes sólo somos vícitimas del fuego y la de quienes son los responsables de encender esas llamas... y de mantenerlas activas sin jusgamientos. 

El humo tuvo lugar en islas situadas en la zona de Entre Ríos y en ciertos puntos de Santa Fe, algunas autoridades nacionales señalan desde hace tiempo que estas quemas están siendo intencionales en los campos.

Uno de los principales focos de incendio se encuentra situado en inmediaciones de Pueblo Esther, localidad ubicada en las afueras de Rosario. Pero también los hay en: San Lorenzo, San Nicolás y Villa Constitución; colapsando la ciudad. Así es como, el pasado lunes la visibilidad sobre el puente Rosario - Victoria fue casi nula, por el humo denso allí presente.

Las consecuencias sobre la salud que estos hechos tienen es inmediata y son varios los centro de atención que señalan el aumento de afecciones respiratorias, en mayor grado sobre aquellas personas que padecen dificulatades pulmonares y alergias.

Los humedales son una especie de grandes esponjas naturales que absoben el agua tras las lluvias torrenciales y colaboran en paliar las épocas de sequía, mantener el caudal de los ríos, además de surtir de agua potable algunas localidades cercanas. Sólo en lo que va del 2022 son 130.000 las hectáreas afectadas, lo  que es igual a decir que se quemaron 6 veces la superficie total de Argentina, según el Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario.

Desde hace días se vienen sucediendo manifestaciones multitudinarias en las ciudades de Rosario y Santa Fe bajo la consigna "Basta ya!", pidiendo el “cese de quemas intencionales” y el “urgente tratamiento de una ley de humedales”.

Leonel Mingo es quien encabeza la campaña de humedales en Latinoamérica indica que 

En Argentina no existe ninguna ley que proteja estos ecosistemas, que representan el 21% de nuestro territorio. Y este fenómeno no es nuevo, pasa todos los años, desde hace décadas.

Según Mingo, la necesaria normativa debería incluir los siguientes tres puntos:

  • un inventario de humedales
  • cese de las actividades ganaderas hasta que se conozcan sus impactos sobre este ecosistema y
  • que se contemplen los incendios como un delito penal

“Es una atrocidad ambiental que estamos dejando pasar año a año”, remarca Mingo.

Causas por las que se producen los incendios 

Las causas posibles por las que se pueden producir los incendios forestales son diversas, destacándose:

Las causas naturales por altas temperaturas o la acción de una descarga eléctrica producida por un rayo. Aunque se trata de las menos habituales. 

Las causas del hombre, que son las más habituales y las que entran en juego en la situación actual que están atravezando los humedales. A veces por imprudencia (dejar cenizas sin apagar o arrojar colillas de cigarrillo) otras por acción deliberada por parte de pirómanos o personas vinculadas a otras con intereses económicos sobre esas tierras.

Sea por la razón que fuera, ambas resultan de gran peligrosidad ya que logran destruir completamente el ecosistema. 

Estos focos de incendio, debido a la sequedad que presentan los suelos, se observan con mayor frecuencia durante el verano, arrazando con toda la vegetación que logró crecer durante los meses de primavera.  Las altas temperaturas colaboran en que el fuego se propague con mayor facilidad. 

Los responsables de la quema de las islas

El Viceministro de Ambiente acusa a la Justicia de “no cumplir con sus funciones”, generando que “los culpables de los incendios crean que tienen impunidad” ante sus delitos.

Indefectiblemente prender fuego en estas condiciones climáticas tan adversas, con una sequía que lleva cuatro años y la fuerte bajante del río Paraná, es criminal. Quien prende fuego en estas condiciones no puede desconocer en qué contexto lo está haciendo.

Las consecuencias de las quemas de tierras para la explotación ganadera y la perdida de fauna autóctona es alarmante. Al respecto, el director de Conservación de la Fundación Vida Silvestre en Argentina, Fernando Miñarro comenta que

Los invertebrados y los reptiles, que tienen menos capacidad de movimiento, aparecen calcinados después de cada temporada de incendios. Hacen falta políticas de ordenamiento territorial de fondo que definan dónde, cómo y cuándo llevar a cabo las actividades de ganadería. Cambiar las prácticas productivas tiene que ver con tener una norma.

El Delta del Paraná alberga unas 700 especies de vegetales y 543 especies de vertebrados y su gran riqueza en aves, con 260 especies, representa el 31% de la avifauna de Argentina. 

Te puede interesar

Lo más visto

Envío de noticias

Suscríbete para recibir las novedades periódicamente en tu email