Región Oeste Región Oeste

Coronavirus: la variante Ómicron y la deuda del capitalismo

Nueva variante de coronavirus podría desencadenar una cuarta ola. La OMS pide ayuda a los "países ricos" para elevar el porcentaje de inoculados en África.

Internacional 01 de diciembre de 2021 Región Oeste Región Oeste
omicron-sudafrica-paises-bajos-variante-covid-2-27112021
Covid: el bajo porcentaje de vacunados en África podría desencadenar una cuarta ola.

La Organización Mundial de la Salud puso el grito de alerta el pasado fin de semana frente a lo que podría ser una nueva ola de Coronavirus a nivel mundial, la cuarta. Ante esta situación suplicó a los país que cuentan con mayores recursos, y que ya han vacunado a dos tercios de sus poblaciones, que compartan un número significativo de vacunas contra el Covid-19 con África

El mundo entero reaccionó ante la posibilidad de una nueva cepa aún más mortal. Las bolsas mundiales entraron en pánico el pasado viernes a causa de la variante Ómicron, provocando grandes pérdidas, señala el periodista español Antón Losada y agrega que con ese dinero "se habría podido vacunar África entera, probablemente varias veces".

La cifra oficial de casos de Covid reportados hasta el momento desde África es de 8.404.534 y los muertos ascienden a 214.435, según indica la OMS. Pero el organismo mundial de la salud señala que el 85% de los casos en ese continente no están siendo detectados, razón por la cual la cifra de infectados probables ascendería a 59 millones.

pablo (1)Cuidados que sugiere la OMS para prevenir el contagio de coronavirus

Prohíben el ingreso de vuelos provenientes de África

El descubrimiento de esta nueva variante del coronavirus bautizada con la letra griega Ómicron, fue anunciado el jueves pasado por autoridades sanitarias de Sudáfrica, a partir de muestras tomadas entre el 14 y 16 de noviembre. Varios países de zonas geográficas diversas identificaron casos con la nueva cepa.

A pesar de la escasa información con la que se cuenta hasta el momento respecto de la variable Ómicron, no son pocos los países que ya optaron por cerrar sus fronteras aéreas a vuelos provenientes del sur de África, zona donde se habría detectado el caso cero de esta nueva cepa. Esta acción despertó el repudio por parte del continente africano.

Al respecto el Ministerio de Relaciones Exteriores Sudafricano señaló en un comunicado que "esta última ronda de prohibiciones de viaje es como castigar a Sudáfrica por su avanzada secuenciación genómica y la capacidad de detectar nuevas variantes con mayor rapidez".

No obstante, las medidas prohibitivas tomadas urgentemente por ciertos países no son para menos, Sudáfrica se mantiene como el punto donde se detectó el mayor número de casos en África, durante lo que va de la pandemia: 2,9 millones y cerca de 90 mil muertes.

Situación que inquieta no sólo a los diferentes estados, obligándolos a tomar medidas migratorias prohibitivas, sino también a OMS y la prensa mundial que se ha lanzado a sugerir medidas a llevar adelante señalando el peligro latente que significa para todo el planeta el escaso nivel de población inoculada en África.

6N6WA4CAAVC73EAYACRWWV7DYI

los dosCómo Corea frenó al covid-19 según el médico y profesor Kim Woo-Joo

El documento que la OMS puso a circular el pasado domingo indica que el riesgo de que la variante se transmita por todo el mundo es alto. No obstante, no señala que se prohíban los vuelos provenientes de determinadas regiones en tanto recomienda que establezcan "bases científicas a la hora de ajustar de forma puntual las medidas en torno a los viajes internacionales".

Además, el organismo solicita a sus Estados miembros que aceleren "la vacunación contra la COVID-19 lo antes posible, especialmente entre población de riesgo que siga sin vacunar" y aumenten sus medidas de vigilancia reportando posibles casos o brotes asociados a la nueva variante.

Hasta el momento los casos de Ómicron se detectaron en cuatro regiones diferentes: África, Europa, Medio Oriente y Asia Central, estando todos relacionados con viajes.

Inocular a toda la población mundial, la deuda del capitalismo

Frente a la situación mundial actual nacen los interrogantes y todas las miradas apuntan para un solo lado: el capitalismo. Claro está que no podemos representarlo en un entidad o persona, pero si adjudicarle responsabilidades que hasta le sería de gran beneficio económico resolver.

¿A quién o quiénes afectaría en mayor medida una cuarta ola de Coronavirus? ¿Quiénes son los que deberán afrontar las mayores perdidas económicas? Aquellos que justamente mueven los engranajes del capitalismo, las grande empresas mundiales de cualquiera de los rubros que queramos imaginar.

Suena frío y hasta descarnado pensarlo de este modo pues suena a que nos estamos olvidando de las víctimas fatales que acarreó esta pandemia, pero serían las propias empresas las que se beneficiarían grandemente si no alcanzamos un nuevo receso y evitamos un nuevo aislamiento. ¿Por qué entonces no contribuir a que el porcentaje de inoculados en el mundo sea mayor que el actual? No buscamos referirnos aquí a aquellos ciudadanos que optan por no vacunarse, esa es otra discusión aparte y que tiene sus matices hasta legales y constitucionales.

Lo que buscamos señalar es que el pedido que Organización Mundial de la Salud hace a sus Estados miembros, también puede ser absorbido por aquellas grandes multinacionales que tienen particular interés en que el coronavirus desaparezca de una vez y para siempre, o al menos esté controlado.

Volviendo al citado periodista español Antón Losada, concluiremos con la idea que utiliza para cerrar un reciente artículo de su autoría publicado en eldiario.es. La idea es contribuir a la reflexión sin dar por cerrado el debate:

Lo barato siempre sale caro y en una pandemia, carísimo. Por ahorrarnos unos cientos de millones en vacunas para los países que no pueden permitírselas, ahora abonaremos la factura del miedo, las restricciones, los casos y los que no vivan para contarlo. Nos cansamos de repetir que la vacuna es la única solución viable para acabar con la pandemia, pero, al parecer, más allá de nuestras fronteras depositamos nuestra esperanza en que se acabe sola o acabe con todos. Pero, oye, no todo está perdido; aún estamos a tiempo de salvar la navidad.   

Te puede interesar

Envío de noticias

Suscríbete para recibir las novedades periódicamente en tu email